Seleccionar página

Sobre mi

Acompañamiento terapéutico en Procesos de Cambio, Enfermedad y Duelo

Conchita Escudero

Me formé como Técnico Auxiliar de Enfermería hace más de 20 años.

Mis primeros 10 años en esta profesión fueron en al unidad de cuidados paliativos del Hospital Durán y Reynals, en el cual preste mis servicios como personal sanitario, en la unidad de Oncología Paliativa.  donde las técnicas aprendidas para desarrollar mi trabajo solo fueron pequeñas herramientas al lado de mis grandes maestros de vida que fueron las personas ingresadas en esta unidad.

A veces la vida nos habla en susurros; si no somos conscientes de su mensaje, nos habla más alto, eso fue lo que yo percibía todos los días en esta unidad de cuidados paliativos ¿cual era el origen de tanto sufrimiento? ¿en qué momento de nuestra vida se desencadena una enfermedad? ¿ escuchamos con atención las alarmas de nuestro organismo…? ¿Algo va mal ? ¿que tememos perder si tomamos decisiones…?¿es la enfermedad la que va a decidir por ti…? El síntoma es el mensaje que indica que nos estamos resistiendo, de alguna forma al que  realmente es, nuestro propósito de vida.   

La actitud ante la vida, sus procesos, y lo más importante… las emociones mal gestionadas, es decir, no reconocidas ni verbalizadas, pueden ser sin ninguna duda el desencadenante activo de la mayoría de nuestras enfermedades.

Algunas de mis experiencias personales y profesionales.

Mi objetivo es comunicarte que en la mayoría de los casos y de una manera inconsciente, somos los creadores de algunos de nuestros desajustes orgánicos y que desde tomar consciencia de esto, obtendremos la capacidad de modificar, reparar, y mejorar aspectos importantes para favorecernos de una salud óptima y una generar una actitud positiva y consciente de tu cuerpo, sus cambios y la vida que habita en él. Te propongo explorar y darte cuenta de cómo cada uno de nosotros crea su propia visión de la realidad a todos los niveles tanto en el físico, emocional y afectivo. Si me lo permites, te acompaño en tu viaje hacia la atención y el cuidado de tu vida, de tu responsabilidad, compromiso, reconocimiento y aceptación de tus procesos. te invito a que te hagas alguna de estas preguntas; ¿qué quiero para mi vida? ¿que hago para conseguirlo? ¿Cual es mi actitud? ¿me estoy cuidando? ¿me amo bien…?

 

 

He asistido a distintos cursos de las denominadas Terapias Alternativas y he seguido formándome en talleres y conferencias relacionados con la salud y el origen de las enfermedades que tiene de base un componente emocional y de comportamientos negativos por desconocimiento de las funciones básicas de nuestro sistema orgánico.

 Desarrollo y Capacitación Profesional: Auxiliar de Enfermería (FP 1er Grado) Curso de Especialización en cuidados paliativos (Hospital de la Santa Creu de Vic) Curso de F.O. (Cuidados Especiales y Acompañamiento a la Muerte y Duelo) Me he acreditado también como terapeuta floral, (Escuela Anthemon), con el Dr.Ricardo Orozco.   Masajista terapéutica y Reflexología, (CIFO La Violeta) Anatomía y Funciones Orgánicas,( I.C.S. ) Reiki, Formadora, Maria Martinez, Curso de inteligencia Emocional, (UGT) Máster en “Psicoterapia integral: Una visión dinámica, humanista y transpersonal de la relación de ayuda” (Centre Espiral, Espai Psicològic)  con Mercedes Subirana y Octavio García.

En la actual etapa de mi vida laboral y personal y a lo largo   de todas la experiencia vividas, creo firmemente, que el origen y desarrollo de las dolencias que nos aquejan tienen como base un componente emocional no resuelto, factores de creencias, habitos  y comportamientos tóxicos  que interfieren en el buen funcionamiento de nuestra salud y que por desconocimiento…, no nos atrevemos a modificar. 

Actitudes negativas, aprendidas y admitidas como normales, creencias que nos impiden ver la vida como una universidad de posibilidades y no como una escuela de metodologías implantadas a través del miedo a sentir y a desarrollar criterios propios.

Es frecuente culparnos por lo que hicimos… o por lo que no hicimos; o instalarnos en el confortable papel de victimas… Es importante y muy sanador expresar lo que te tortura y que te escuchen. Necesitas expresar tu dolor, lamentarte, llorar, gritar la rabia, el rencor, la queja que se aloja dentro de ti albergada en alguna zona de tu cuerpo físico, no te juzgues por sentir estas u otras emociones, poco a poco, ese dolor se va aliviando y abre la puerta a una nueva luz.

“La vida es como una madre, su generosidad es infinita.
Siempre te regala nuevas oportunidades.”